Intraemprendimiento

Todas nuestras acciones son desde y para la comunidad universitaria, un colectivo amplio y diverso, integrado por estudiantes de grado y posgrado, profesorado, egresados, personal de administración y servicios e investigadores. Una comunidad de perfiles muy diversos y complementarios, un ecosistema social en el que el fomento del trabajo en red y la colaboración son contextos de generación de iniciativas e ideas, que se pueden orientar hacia el desarrollo de actividades emprendedoras que pongan en valor el talento de la propia comunidad universitaria.

Se plantea la necesidad de reconocer la iniciativa e innovación de sus miembros ya que, tanto el talento en el emprendimiento como en la generación de riqueza, el elemento humano resulta insustituible. Por ello, se busca fomentar actividades de intraemprendimiento, es decir, recoger la capacidad de las personas que forman parte de este ecosistema para innovar, solucionar problemas sociales tanto propios como colectivos a partir de la experimentación y de la evaluación de los resultados, logrando la creación de valor añadido. Se trata de un nicho para el emprendimiento muy poco aprovechado. De hecho, según el Global Entrepreneurship Monitor (GEM), la Tasa de Actividad Intraemprendedora de en España es del 1,8%. Por tanto, España tienen una baja actividad intraemprendedora dentro de las economías desarrolladas, por lo que deja escapar iniciativas para crear valor y mejorar la capacidad competitiva.

La tarea de la Cátedra Andalucía Emprende será facilitar el intraemprendimiento en el contexto de la comunidad universitaria, priorizando su capacidad de escucha sobre las nuevas iniciativas, analizando propuestas informales incluso cuando no lleguen por los canales establecidos, promoviendo la iniciativa personal de la puesta en marcha de la innovación a pesar del riesgo que ello conlleva en términos de fracaso. El fracaso, como el error, son instrumentos del aprendizaje que conducen a la innovación, así como a la mejora de los proyectos y acciones de cualquier tipo, pero todavía más de las iniciativas emprendedoras. La falta de canales para recoger las ideas e iniciativas que surgen al interior de la Universidad, lleva al traste el logro de resultados innovadores, pero se estima que la preocupación por el riesgo es mucho menor en organizaciones de pequeño tamaño, como los municipios o comunidades educativas, que valoran más el estímulo de crear valor añadido.

Entendemos para el desempeño de esta misión, que la Cátedra Andalucía Emprende afronta la creación de valor, la captación del talento y la consecución de la innovación, pero hay que desarrollar una mentalidad abierta para recoger y retener el talento estratégico, diverso, innovador, práctico y operativo. Mucho más si hablamos de una comunidad universitaria que ronda las 30.000 personas entre estudiantes, profesorado, investigadores, personal de administración y servicios, que se encuentran distribuidos en cuatro campus, algunos bastante distantes. Son también perfiles también muy diversos, interesantes, muy diferentes, y con enfoques heterogéneos en niveles formativos y especialidades. A pesar de las dificultades que pudiera representar esto, también se trata de una oportunidad para orientar el emprendimiento, no sólo en las titulaciones clásicas como Economía o Administración y Dirección de Empresas, sino en Ciencias Ambientales, en Comunicación, o en Ingeniería. Es decir, en la amplia gama de emprendimientos de negocio, digitales, sociales y colectivos en los que se centra el interés de la Cátedra Andalucía Emprende. Y también para impulsar proyectos e iniciativas desde un enfoque interdisciplinar como cada vez más demanda la ciudadanía y los consumidores.

Para obtener la mayor y mejor información de cara a la generación de ideas emprendedoras, se mantendrá un contacto permanente con los diferentes estamentos de la comunidad universitaria.