La transformación digital

La economía digital basada en el desarrollo tecnológico ha alterado el ecosistema empresarial ante el despliegue de un macromercado de bienes y consumo de escala global. Las redes digitales aportan una plataforma en la que se desarrollan transacciones de la economía clásica, pero también otras de carácter innovador y de valor creciente.

 

La industria del sector TIC no sólo comprende el desarrollo del hardware y software sino los modelos de negocios, las transacciones, el conocimiento y gestión de la información así como nuevos servicios para los usuarios finales. Algunas características como la virtualización, la desintermediación, la convergencia, la innovación y el poder de los públicos han modificado el valor de productos y servicios con impacto en los sectores tradicionales. Además, la transformación digital, intensiva en las últimas décadas, influye en las dimensiones humana y social a través de la economía, la comunicación, la organización social, o las acciones políticas.

 

La Estrategia de Impulso del Sector TIC Andalucía 2020, cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, está dirigida a posicionar al sector TIC andaluz en áreas con alto potencial de negocio, con un eje específico de igualdad de género, para incrementar la participación y la influencia de las mujeres en la actividad. La Junta abrirá una nueva línea de ayudas específicas para respaldar proyectos de transformación digital y de apoyo al emprendimiento tecnológico, con la que prevé sumar 5.000 empleos al sector e incrementar su peso en el Producto Interior Bruto (PIB) hasta el 2,4 por ciento. El sector TIC andaluz ocupa el tercer lugar a nivel nacional en cuanto a número de empresas, con más de 5.100, emplea a más de 31.000 profesionales y alcanza un volumen anual de negocio superior a los 5.380 millones de euros.

 

Nuevos modelos como la economía colaborativa han producido grandes transformaciones no sólo en los mercados sino también en la sociedad que abandona la posesión en un cambio de hábitos de consumo para disfrutar del acceso a los bienes y servicios sobre la propiedad de los mismos. En Andalucía, según el informe “La economía colaborativa como nuevo sector de oportunidad para el desarrollo económico y el emprendimiento en Andalucía”, realizado por Taraceas S. Coop. And. para Andalucía Emprende, se trata de un sector muy masculinizado debido a la brecha digital, la menor participación de las mujeres en carreras técnicas, el menor acceso a la financiación y el escaso avance en conciliación de la vida personal y familiar.

 

En cualquier caso, hoy por hoy resulta imposible pensar en cualquier actividad de emprendimiento sin tener en cuenta el contexto tecnológico, ya que muchos servicios y negocios de la economía física han migrado al contexto digital donde tienen un mercado global y, en algunos casos, de coste marginal cero. De una forma u otra, el soporte digital está presente en el propio modelo de emprendimiento, en el uso de aplicaciones, en la reinvención de negocios, etc.